Fotógrafo gastronómico vs. foodie instagramer.

¿Foodie instagramer o fotógrafo gastronómico?

Buscando artículos sobre cómo ser fotógrafo gastronómico, en más de una ocasión me he encontrado blogs con títulos como estos:

«5 consejos para hacer fotografía gastronómica» o «los 10 tips que te harán un fotógrafo gastronómico» y también «La guía definitiva para ser fotógrafo gastronómico.»

Te aseguro que no los he escaneado. Me los he leído de cabo a rabo, y no, no son suficientes para hacer de ti eso que prometen…

No quiero decir con esto que sean falsos o que cuenten una historia de ciencia ficción. Todo lo que dicen es útil. Pero para llegar a ser fotógrafo de cualquier disciplina, no bastan unos consejos en un artículo de un blog. Por tanto, en el caso que nos ocupa, tampoco.

fotógrafo gastronómico potaje de vigilia

Potaje de vigilia.

Cuando decidí que quería dedicarme a la fotografía gastronómica, lo primero que hice fue buscar cursos y comparar.

He hecho dos de ellos y tengo un libro de más de 200 páginas que habla del tema, el primero de varios que tengo en mente leer.

Y todo lo que he podido encontrar en internet sobre el asunto también lo he leído… varias veces.

Y ahora te digo que esos artículos que leí son buenos, muy buenos si quieres empezar y no sabes cómo. Este concretamente es muy recomendable.

Son muybuenos para un foodie instagramer que quiere mejorar sus fotos, pero para serfotógrafo gastronómico, no, lo siento…

Para ser foodie instagramer sólo necesitas un móvil con una cámara decente e ir a comer por ahí… no importa tanto la calidad de la foto.

No digo que de lo mismo que sea mala o buena, pero no es necesario que sea excelente como en el caso del fotógrafo.

Un foodie instagramer, no necesita tener conocimientos de objetivos fotográficos porque no los usa.

Tampoco necesita saber cómo hacer un revelado profesional específico de fotografía gastronómica porque probablemente subirá sus fotos a instagram en el momento en que las hace.

Y lo más seguro es que, aunque su móvil tenga controles manuales, dispare en automático, dejando a la cámara decidir todos los parámetros de la toma.

Pero un buen fotógrafo gastronómico usará su cámara y tendrá que saber qué lente utilizar en cada ocasión. Disparará en manual y decidirá qué iluminación es la más adecuada. Y al final hará una posproducción apropiada, igual que un fotógrafo de bodas.

Insisto, no quiero decir que las fotos de un foodie sean malas, he visto algunas fantásticas, pero la fotografia gastronómica es otra cosa. La fotografía gastronómica tiene alma, busca contar una historia y transmitir emociones con la imagen y eso la hace diferente.

Pero, en materia de marketing, no es uno mejor que otro, cada uno tiene su papel, el foodie y el fotógrafo son complementarios e importantes para hacer una buena campaña en el mundo de la restauración.

Tener un influencer que escriba bien de tu restaurante en instagram no tiene precio, y, aunque sale gratis, hay que ganárselo, y para eso, un profesional especializado será tu mejor aliado, un profesional que le ponga el aroma de tus platos bajo la nariz con sus fotos. Pero de eso te hablaré en el próximo artículo.

La puerta está abierta si quieres ponerte en contacto.